Amparo de pago de salarios, prestaciones sociales e indemnizaciones laborales en las pólizas de cumplimiento

Feb 2, 2022

Primero que todo debemos tener claro qué es una póliza de seguro de cumplimiento y para ello resalto el concepto que ha realizado FASECOLDA en una de sus publicaciones, donde plantea que “El seguro de cumplimiento es un contrato de seguros celebrado entre una compañía de seguros y un tomador, comúnmente denominado afianzado, en el que la aseguradora garantiza el cumplimiento por parte del citado tomador de unas obligaciones contenidas en la ley o en un contrato”[1]

Algunas de las pólizas de cumplimiento que se encuentran en el mercado son:

  • A favor de entidades estatales
  • A favor de entidades particulares
  • Disposiciones legales
  • Cauciones judiciales

De las anteriores, enfocaremos nuestra mirada en las pólizas de cumplimiento a favor de entidades particulares o entidades estatales, en las cuales se encuentra un amparo que se denomina comúnmente “pago de salarios, prestaciones sociales e indemnizaciones laborales”, siendo una de sus características principales la cobertura del “contratante” ante los posibles perjuicios derivados en un factible incumplimiento de las obligaciones laborales del “contratista o afianzado”, de cara a los trabajadores que requirió este último para la ejecución del contrato garantizado con la póliza.

Ahora bien, se debe tener en cuenta que dicho amparo opera siempre y cuando exista la responsabilidad solidaria del contratante conforme a lo reglado en el artículo 34 del C.S.T, que establece que: “el beneficiario del trabajo o dueño de la obra” será también responsable de los salarios, prestaciones e indemnizaciones a que tengan derecho los trabajadores contratados por el contratista, lo anterior, cuando quede probado que las actividades realizadas por este último sean actividades afines con el objeto social del contratante. Es importante resaltar que el contratante, del contrato garantizado es por excelencia el asegurado, pues sobre él recae el interés asegurable.

No se puede pasar por alto que las vacaciones y la sanción moratoria no están cubiertas por esta póliza, pues debemos tener en cuenta en primer término que las vacaciones no tienen la categoría prestaciones sociales, pues, su naturaleza y finalidad, es dar al trabajador una compensación por su labor y permitir que este recupere las fuerzas físicas, después de un lapso de tiempo de trabajo, es decir, las vacaciones no son salario, ni prestación social, sino un descanso remunerado al que tiene derecho un trabajador por haber laborado durante un año de servicio consecutivo.[2] Por otra parte, la sanción moratoria no hace parte del salario, ni de las prestaciones sociales, sino que esta, por disposición legal, es una sanción que recae directamente en cabeza del empleador, pues fue quien contrató al empleado y está en contacto directo con este, lo que implica que el empleador es quien debe pagar las obligaciones laborales, parafiscales y si no lo hace, la ley lo sanciona con la moratoria.

No sobra destacar, que dentro del contrato de seguro, las sanciones por disposición normativa son actos inasegurables, y conforme a la jurisprudencia laboral de las altas cortes, en cabeza del garante no existe la obligación de asumir el pago de la denominada sanción moratoria, pues ella recae directamente en el empleador, debido a que es él quien contrato al empleado, y está en contacto directo con el mismo; lo que implica que debe pagar las obligaciones laborales, parafiscales y si no lo hace, la ley lo sanciona.

Debemos destacar que en este tipo de coberturas, la aseguradora NO posee el rol de empleador, sino solo un garante del contratante, situación que no coloca al asegurador en el grado de incumplir o no obligaciones laborales con mala fe, como si ocurre exclusivamente con el empleador, lo cual deja claro la manera en que se delimita este tipo de amparos.

[1] https://fasecolda.com/ramos/cumplimiento/el-seguro/

[2] Corte Constitucional sentencia C-059 de 1996.

 

Holger Alfonzo Florez
Abogado